Garment Dyeing

Garment Dyeing

EL EFECTO SOFISTICADO SE CONSIGUE TIÑENDO UNA PRENDA ACABADA, HECHA DE DIFERENTES MATERIALES, EN UN ÚNICO BAÑO

Garment Dyeing
La tintura en prenda es el nombre con el que se bautizó a un proceso desarrollado por primera vez por Massimo Osti y sus colaboradores para C.P. Company, a principios de los 70, en el que una prenda, que suele ser de un tejido blanco o virgen, sin teñir, se tiñe solamente en la etapa final de la fabricación, después de estar totalmente confeccionada, por oposición al método convencional de fabricación de prendas a partir de tejidos teñidos previamente. Si bien la técnica de tintura en prenda ha existido desde hace mucho tiempo, Massimo Osti y sus colaboradores fueron los primeros en intentar la técnica con prendas hechas de muchos tipos de tejidos o fibras diferentes. Este proceso, que parece casi alquimia para quienes lo presencian de primera mano, produce una profundidad cromática y una intensidad imposibles de conseguir con los tejidos teñidos previamente, además de realzar las características materiales del tejido. Para una persona externa que la coge, la palpa y se la pone por primera vez, una chaqueta C.P. Company teñida en prenda parece misteriosamente una «versión mejorada» de sí misma. Es inexplicablemente más vívida y está como más presente... Los objetivos de Massimo Osti eran, en su origen, mucho menos ambiciosos. A principios de los 70, cuando C.P. Company aún se llamaba Chester Perry y Osti se consideraba, ante todo, un diseñador gráfico que aplicaba sus dibujos a las camisetas, decidió probar a teñir sus camisetas después de estamparlas por dos sencillas razones: En primer lugar, la técnica le permitiría comprar tela de un solo color, pero ofrecerla en tantos colores únicos como quisiera. En segundo lugar, él sabía, por haber observado la práctica casera de sobreteñir las prendas viejas descoloridas (la forma más antigua y básica de «tintura en prenda»), que las camisetas tendrían un aspecto usado, ligeramente arrugado. Un aspecto que le recordaba a la costumbre de la alta sociedad británica de pedir a un mayordomo que se pusiera su chaqueta o sus zapatos nuevos, para evitar siquiera la mera apariencia de llevar algo nuevo; una idea que se acercaba mucho a la filosofía personal de Osti sobre la elegancia. Partiendo de esta intuición inicial, de que podría fabricar sus camisetas en colores que los proveedores de telas no vendían y que podría conseguir un efecto usado, Osti empezó a hacer experimentos cada vez más complejos para ver qué podía conseguir con esta técnica. Pronto contrató a un químico interno a tiempo completo, Giuliano Balboni, un gesto sin precedentes para una empresa textil, y construyó unas instalaciones internas para teñir en C.P. Company.
Garment Dyeing
De la mano de Balboni y unos pocos proveedores de confianza, Osti empezó a teñir prendas hechas de más de un tipo de tela o fibra, por primera vez en la historia de la técnica. Empezó a teñir chaquetas que, por ejemplo, combinaban nailon, lino, algodón resinado, todo en un solo baño. Cada tejido y tipo de fibra respondieron al proceso de tintura de formas diferentes. Algunos tejidos encogieron un 8 %, otros solo un 3 %, un tejido más denso absorbió menos color que un tejido más flojo, el revestimiento de poliuretano solo se «ensució» con el tinte, el nailon adquirió un tono más oscuro y rico de marrón que el lino, y así, sucesivamente. Nunca hasta ese momento se había probado una tintura en prenda tan compleja y, al aprender a hacerlo correctamente, inventó una técnica patentada que todavía hoy en día, por su complejidad y sus costes de inversión iniciales, solo unas pocas marcas en todo el mundo pueden usarla, y que se convirtió en el ADN exclusivo, no solo de C.P. Company (y su marca posterior, Stone Island), sino que en sinónimo de la Ropa Deportiva Italiana en general. Osti se sumergió los siguientes 15 años (hasta que vendió y dejó C.P. Company y Stone Island, a mediados de los 90) en un viaje cromático obsesivo: La innovación en los tejidos por la que más se le recuerda en la actualidad siempre ha estado impulsada por la pregunta «¿pero qué le pasará a la prenda si la tiño?». La respuesta es, inevitablemente: Tendrá una apariencia más intensa, más visceral, con más tonalidades diferentes, más densa... más bonita, en esencia. Y este camino por la magia de la tintura en prenda lo han transitado también cada uno de los diseñadores que han pasado después por C.P. Company. Diseñadores que, al dominar la técnica, se han convertido más en ingenieros o diseñadores industriales, que en diseñadores de moda. Hoy en día, el 70 % de la colección de C.P. Company se tiñe en las prendas, e incluso algunos diseños que no se tiñen así encarnan las lecciones y la filosofía del diseño que imparte el dominio de esta técnica.